Skip To The Main Content

Llama hoy al (787) 525-4111

Toda la ayuda que necesitas para comenzar o hacer crecer tu negocio

Blog

Creatividad y Propósito mueven el comercio local hacia tendencias globales

by Dyanis De Jesús | Jun 03, 2020
Dyanis De Jesús

 No cabe duda que son tiempos retantes para   todos los comercios ante un cierre forzado de   más de 8 semanas. Si bien el panorama es   complejo para empresas en todos los sectores y   de todos los tamaños, lo es más aún para las     pequeñas empresas locales que apenas   despuntan en el país y son base para importantes intercambios a nivel comunidad. Pero los tiempos   de aparente limitación llaman a poner la   creatividad en favor de la necesidad - como bien   dice el refrán “la necesidad es la madre de la
 invención”.

 En Puerto Rico las diversas circunstancias que     llevamos atravesando ciertamente nos han   ayudado a pulir esa inventiva en el mundo empresarial. En momentos en que se comienza a dilucidar la reapertura de la economía, y se debate cómo y cuándo; nos toca hacerlo de nuevo, pero esta vez considerando importantes tendencias a nivel mundial donde las destrezas creativas están imperando. Y donde ya no es suficiente el “cómo voy a ser diferente” con mi negocio o marca, sino que la premisa más que nunca se está transformando en “cómo voy a hacer una diferencia”. Esa diferencia puede representar el poder salir adelante y echar adelante el país. 

Con esto en mente, repasamos algunas de las jóvenes empresas que destacamos en la publicación Puerto Rico Creativo para resaltar cómo continúan liderando y haciendo una diferencia con propósito y acciones acertadas. Que nos sirvan de modelo para una nueva escuela de creación de valor empresarial e innovación donde la crisis se enfrenta apostando al bienestar común:

 

POP Projects se reinventa para que sus clientes hagan lo propio

POP Projects, el mercado y espacio de co-trabajo para artistas y diseñadores, empezó este año con un calendario extenso de colaboraciones para eventos de networking y charlas; incluyendo un evento masivo que cerraría la Avenida Ponce de León en Santurce, para convertirla en un gran bazar de marcas locales.

Carla López de Azúa, fundadora de POP, admite que para su negocio los desafíos que ha traído el COVID-19 y su consecuente cierre forzado de operaciones, “son cambios grandes ya que todas nuestras actividades son en persona y de momento nada lo es”. Pero la magnitud de la situación no ha detenido a la empresaria a moverse con eficacia acelerando un ofrecimiento que tenía previsto lanzar al final de año. Se trata de una serie de servicios que se han vuelto aún más relevantes, como la construcción y manejo de tiendas virtuales, y el mercadeo de redes sociales para pequeños empresarios. POP Projects se ha mantenido bien presente en las redes sociales y activo con sus clientes, sirviendoles donde más falta les hace. Aunque ambas localidades, en Santurce y San Patricio, continúan cerradas hasta nuevo aviso, su actividad no ha parado. 

“Nuestros clientes nos sigue apoyando mucho, aunque ansían volver a tener un espacio físico donde sentirse en comunidad. Pero, el cómo manejemos este momento será crucial en cómo se vislumbre el futuro de la empresa”, asegura Carla.

Fuera de Puerto Rico, los espacios de co-trabajo han sufrido duros golpes ante la pandemia. Tanto así que nombres bien establecidos como The Wing se han visto forzados a cerrar operaciones indefinidamente. Pero, aunque el futuro inmediato no luzca óptimo para este tipo de empresas, la industria predice que en el largo plazo el modelo crecerá en su relevancia por varias razones:

  • COVID-19 ha acelerado la tendencia del trabajo remoto, un estilo de trabajo que ya venía despuntando. Y, más y más, estos trabajadores buscarán de los servicios y el sentido de comunidad que ofrecen los espacios de co-trabajo.
  • Además de servirle al trabajador remoto, los espacios de co-trabajo facilitan preciados recursos a las pequeñas empresas o solo-preneurs.
  • Estos espacios también son un eslabón clave a nivel comunidad, fortaleciendo importantes intercambios y por ende redes que propician la creciente actividad económica.

Por todo esto, la visión de Carla es acertada y su enfoque al momento está en la paciencia. Como ella lo ve será muy necesaria, “la paciencia para reinventar nuestro espacio, paciencia para poder desarrollar estas nuevas ideas y paciencia en lo que podemos aferrarnos a un mundo totalmente diferente”, puntualiza. 

 

RETAZO afianza su misión de sostenibilidad en servicio a la comunidad

Para Retazo, la plataforma de manufactura de moda sostenible en Puerto Rico, dos de los proyectos más importantes en su calendario al inicio del 2020 fueron pospuestos, para dar paso a uno que atiende a su comunidad durante la emergencia global del COVID-19. Se trata de la fabricación de mascarillas reusables hechas en tela.

Ante la emergencia de la propagación del virus COVID19, el equipo de Retazo no titubeó en aplicar su misión de moda sostenible a esta importante nueva necesidad. Es así que uniendo esfuerzos con la industria textil internacional, y utilizando las guías provistas por el CDC (Centers for Disease Control and Prevention), han dado un giro radical a su taller de costura de moda bajo el  “slow fashion”. Estos días, es una fábrica para el desarrollo por volumen de mascarillas en tela lavables y reusables clasificadas como Nivel 1 (o de riesgo mínimo según el U.S. Food and Drug Administration).  Al momento las mascarillas que fabrican son accesibles por docenas en órdenes directamente con ellos y dándole prioridad al personal de servicios esenciales expuestos al público, así como a la ciudadanía en general.

“El cambio ha sido uno muy positivo y nuestra comunidad de clientes ha respaldado nuestra iniciativa”, asegura Ruby Dávila-Rendón, co-fundadora, añadiendo que la fabricación de un solo producto hace que el proceso de manufactura sea uno más simple, lo que les permite enfoque en volumen eficiente y consciente, en línea con sus prácticas de moda sostenible.

Si bien es cierto que hay mucha incertidumbre en el futuro de todos los sectores dadas las repercusiones del COVID-19, para la industria de la moda la pandemia podría representar un necesario empujón hacia un mayor compromiso con la sostenibilidad. Al menos así se está viendo el panorama con una industria a nivel global que se ha visto forzada a repensar ciertas prácticas:

  • Desacelerar la moda rápida - Con la disrupción en la cadena de valor de la moda, muchas marcas han tenido que retrasar la llegada de nuevos inventarios, afectando incluso a las más grandes cadenas. A parte que el cierre de las tiendas físicas ha aportado a la desaceleración del consumo.
  • Despertar de conciencia a nivel consumidor - Los cierres de comercio están, poco a poco, generando una mentalidad de adaptarse a vivir con menos. El momento se presta para que los promotores de la moda sostenible continúen impulsando la idea de comprar “menos cantidad y más calidad”.
  • Reutilización de materiales - Al igual que Retazo, grandes marcas, diseñadores y manufactureros a nivel global están adaptando sus operaciones para proveer atuendos médicos y de protección. De esta forma más material de exceso, que suele ser descartado y acaba en los vertederos, está tomando una nueva vida.

Pero todo esto Retazo ya lo tiene bien claro. “Consideramos que a largo plazo los cambios serán positivo y a favor del desarrollo de la sostenibilidad del sector”, afirma Ruby.  Una vez la emergencia culmine piensan reanudar sus planes, entre ellos re-establecer  clases de costura para fomentar el desarrollo micro-empresarial de las comunidades más vulnerables en la isla.

 

PRoduce amplía su oferta con buenas acciones en el camino

Cuando comenzó la cuarentena PRoduce, una aplicación de entrega de productos agrícolas locales,  tenía un número saludable de suscripciones y se preparaba para lanzar otra versión de la aplicación para que restaurantes y hoteles pudiesen comprar local. La cuarentena aceleró el crecimiento de las suscripciones propiciando que los tres socios, Martín Louzao, Francisco Tirado y Crystal Díaz, se movieran rápidamente a abrir la aplicación al consumidor final también. 

Pero implementar una nueva estrategia de negocios y en estas circunstancias que vivimos no ha sido tarea simple. Los obligó a crecer sumamente rápido en todos los aspectos, buscar un nuevo espacio de operación con mayor capacidad de refrigerado, incorporar más personal y re-organizar rutas de entrega.  “Le ofrecimos horas de trabajo a personal de la industria de restaurantes que se iban a quedar sin generar ingresos y hemos mantenido nuestro norte bien claro: servicio al cliente para lograr 100% satisfacción, continuar la compra al pequeño y mediano productor local y lograr entregas de día siguiente”, afirma Crystal.

Con Mercado PRoduce proveen una solución integral que no sólo es conveniente sino que permite que el dinero se quede en los bolsillos de más puertorriqueños. No sólo ofrecen frutas y vegetales, sino también carnes, pescados, huevos y productos de valor añadido producidos localmente. A parte de que es el primer servicio de entregas para alimentos frescos que atiende a nivel Isla, más allá del área Metropolitana y otros cuantos municipios que cuentan con entregas de supermercados. Por lo mismo, por la conveniencia, el buen servicio y su noble propósito, entienden que muchas personas se quedarán con ellos luego de tener la oportunidad de tratarlos, aún cuando reabran los comercios.

“La aplicación no estaba perfecta pero ha sido una gran escuela todo esto. Lo más lindo ha sido ver cómo, junto a nuestros clientes, hemos ayudado a productores de alimentos que iban a perder cosechas completas puesto que los restaurantes y comedores escolares cerraron”, se complace en reportar Crystal. “Todavía nos falta camino por recorrer pero estamos en la ruta correcta”.

Como bien vislumbra el equipo de PRoduce, efectivamente están en la ruta correcta. Y es que las empresas que facilitan el consumo agrícola local por medio de la tecnología han visto un salto en los pasados cinco años a nivel internacional. En Estados Unidos ya hay decenas de ellas impulsadas en el creciente auge de consumo local. Son sistemas que por suerte están redireccionando patrones de oferta y demanda para generar mayor bienestar tanto de consumidores como de suplidores. Por un lado, personas que tenían poco o ningún acceso a productos frescos locales ahora lo tienen, y por el otro, fomenta grandes oportunidades de crecimiento a los pequeños agricultores, pescadores y artesanos dentro de la isla. 

COVID o no, esta tendencia está aquí para quedarse y multiplicarse. Más en una isla donde pasar de una crisis a otra nos ha despertado a la gran necesidad de una soberanía alimentaria. Irónicamente, la situación de emergencia que ha generado el virus, ha resultado en más gente dispuesta a probar estos servicios, lo que por ende puede acelerar positivamente la adaptación de este modelo en Puerto Rico.

 

Brands Of…. afianza su visión

Para la plataforma Brands of… el comercio electrónico ha sido pieza angular de su visión desde el 2014. El negocio, que ha tenido la consciencia social como motor, se disparó con la más reciente ola migratoria a raíz del Huracán María y, en el camino ha podido servir de eslabón a pequeños comerciantes, artesanos y agricultores en la isla para quienes representan la posibilidad de llegar a mercados del extranjero.

Con el cierre de emergencia provocado por el virus, se ha hecho más evidente, no sólo la necesidad de enlazar isla y diáspora, pero la oportunidad local. “Usualmente servimos a los boricuas en los Estados Unidos, pero desde el COVID-19 hemos visto un alza significativa en clientes locales. Fuimos de 300 ventas en febrero a sobrepasar las 1,500 en abril. Todo ha cambiado”, afirma Alan Taveras, socio fundador junto a su hermano Néstor.

Con la aceleración de la digitalización de productos y servicios, Brands of ya tiene ventaja competitiva, al estar establecidos y posicionados no sólo como mercado digital, además con el E-fulfillment Center. Este componente ha sido medular en su modelo, y con apenas un año de establecido, los consagra como líderes en estas circunstancias. Alan explica que, “ahora todos los retailers están buscando como empezar sus estrategias DTC (Direct to Consumer), nosotros nos adelantamos desde el año pasado. Además de que muchas marcas que nunca habían pensado en comercio electrónico, ahora ven a Brands of... como un canal importante”.

La tendencia de los mercados en línea fácilmente cuenta con 30 años de maduración. Aún falta por hacer para una adaptación total incluso en países desarrollados, pero COVID-19 podría darnos la aceleración esperada. Este momento ha evidenciado el nivel de importancia social que puede tener el comercio digital como una necesidad básica. Estos mercados ya no serán más un “nice-to have” pero un “must-have” de cara al futuro. Como bien visualizaron los hermanos Taveras, se trata de un gran espacio de oportunidad que puede contribuir al bienestar de toda la sociedad.

Si algo nos queda claro es que el mundo de hoy llama a las empresas a la adaptación rápida y a la aplicación del ingenio para innovar. Con esto se continúan enfatizando la digitalización y las destrezas asociadas a la creatividad. De la mano, se va demostrando que se lidera desde la acción con propósito. El sector creativo y la tecnología se consagran como esenciales para la competitividad en los negocios de aquí en adelante, al tiempo que repercuten en posibles acercamientos más humanos (“human-centered”) e inclusivos. Aunque el momento que atravesamos sea duro, el futuro luce prometedor gracias a la labor de empresas creativas como las que aquí ejemplificamos.


Dyanis es una estratega creativa trabajando desde su firma de consultoría especializada en innovación y sostenibilidad ByDesign. Es además co-autora de la publicación Economía Naranja: Innovaciones y Tendencias en las Industrias Creativas de América Latina y El Caribe (2017), y más recientemente de la publicación Puerto Rico Creativo (2018) para la Compañía de Comercio y Exportación y el Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico. Por medio de su trabajo busca influenciar con la aplicación de creatividad para el desarrollo de empresas innovadoras, el desarrollo económico de países y para generar mayores impactos sociales, culturales y ambientales. Cuenta con dos décadas de experiencia a nivel internacional en desarrollo de negocios y servicios creativos de mercadeo, publicidad y comunicaciones, un trasfondo en Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico y una especialización en Design Management & Sustainability de Pratt Institute en Nueva York donde actualmente es profesora. Consigue a Dyanis en DyanisDeJesus.com