Skip To The Main Content

Llama hoy al (787) 525-4111

Toda la ayuda que necesitas para comenzar o hacer crecer tu negocio

Blog

Corporaciones con fin social: ¿Qué son?

by Colmena66 Team | Oct 03, 2019

Por: Nelson Reyes-Del Valle

newsletter_live_corporacion


En este artículo, nos acercaremos a un modelo que facilita la creación de empresas sociales o con fines sociales. Advertimos que existen otros modelos, como lo es la Corporación Especial Propiedad de Trabajadores (P.T.) y la Cooperativa, entre otros. 


¿POR QUÉ EXPLORAR ESTOS MODELOS? 

Los viejos retos requieren nuevas respuestas. De igual forma, las viejas respuestas requieren nuevos retos que permitan la superación de estos. Y desde esas premisas y otras, hoy existe un movimiento global que propone otras formas de hacer economía, hacer negocios, y ser empresarios/as. 


Respondiendo a estos movimientos globales ante preocupaciones relacionadas a la destrucción de los recursos naturales sin precedentes, a la seguridad alimentaria, a la desigualdad económica y a otras realidades, se observa el interés creciente, sobre todo por las nuevas generaciones, por pensar y buscar otras formas de entender y hacer economía. Esto traducido a su vez en formas alternativas de pensar y hacer negocios. Impulsado principalmente por estas nuevas generaciones, vemos el surgimiento de legislaciones que buscan crear condiciones para que la creatividad de las personas se pueda convertir en nuevas formas empresariales y económicas para resolver esos problemas. 


En Puerto Rico, la 17ma Asamblea Legislativa en su 6ta Sesión Ordinaria, crea la Ley 233-2015, aprobada el 22 de diciembre de 2015, con la cual se crean las figuras de la Corporación de Beneficio Social y la compañía de Responsabilidad Limitada con Fin Social. Dicha Ley añade el Capítulo XXVIII a la Ley 164-2009, la cual conocemos como la Ley General de Corporaciones. 


¿POR QUÉ ESTA LEY? 

En su exposición de motivos con la cual se justifica y se contextualiza la importancia de esta pieza legislativa, se señala que urge cambiar la desigualdad y la pobreza tratando de practicar un “capitalismo con rostro humano”. Hay quienes pensamos que más que crear herramientas para humanizar el capitalismo, deberíamos formarnos en otras lógicas económicas superiores al capitalismo el cual por sus propias premisas filosóficas, antropológicas y éticas, resulta imposible humanizarlo. 


Por ejemplo, la Teoría Económica Comprensiva, desarrollada inicialmente por el chileno Luis Razeto y posteriormente por economistas y otros científicos sociales en todos los rincones del planeta, han elaborado nuevas y amplias investigaciones teóricas que redefinen lo que es la economía, y que rompen con las viejas formas de entenderla. Hoy se plantean nuevas elaboraciones teóricas que confirman que muchas de las suposiciones que dimos por ciertas, ya están agotadas. No resuelven los grandes retos que enfrenta la humanidad, como lo es la grave destrucción de nuestro propio hábitat. 


¿QUÉ ES LA CORPORACIÓN DE BENEFICIO SOCIAL? 

También conocidas como las Corporaciones B (Corp B), son formas legales que ya son comunes en diversos países como España y en algunos estados norteamericanos como Vermont y Louisiana, entre otros. Adicional a las creadas por esta Ley, podríamos considerar en esta misma dirección, aunque no bajo los mismos argumentos ni razonamientos, las Corporaciones Especiales Propiedad de Trabajadores definidas en el Capítulo XVI de la misma Ley General de Corporaciones y las Cooperativas. 


De momento, ocupémonos de esta Corporación B. Comencemos por decir que estas son Corporaciones de Beneficio Social. Es decir, una que busca que se genere, a través de la actividad empresarial, un fin social. La Corporación B es con fines de lucro y puede emitir valores y acciones de capital, siempre y cuando cumpla con lo que dispone la Ley relacionado a cumplir con fomentar un beneficio público general, es decir, un fin social. 


¿QUÉ ES UN BENEFICIO SOCIAL? 

La ley establece el beneficio público general que debe procurar esta empresa. Este se define como un impacto positivo sustancial en la sociedad o el ambiente y que este pueda ser medible y evaluado. Define, además, lo que serían esos beneficios públicos para efectos de poder acogerse a estas formas corporativos:

  1. Brindar servicios a personas o comunidades de ingresos bajos o moderados. Esto último entendido como comunidades o personas cuyo ingreso per cápita del hogar se encuentre por debajo del 80 por ciento de la mediana de ingreso de Puerto Rico. 

  2. Aunque la Ley menciona que debe “promover” oportunidades económicas y empleo para personas o comunidades de ingresos bajos, según definido anteriormente, más que promover, debe crear oportunidades económicas y empleo. 

  3. Igual a lo anterior, esta empresa tiene que realizar actividades destinadas a proteger o restaurar el medio ambiente incluyendo el desarrollar fuentes alternas de energía. 

  4. Mejorar la salud humana de forma ética y responsable.

  5. La promoción de las artes, las ciencias, o el avance de los conocimientos y la creatividad como fuentes de desarrollo económico.

  6. El aumento de los flujos de capital a las entidades con el propósito de beneficiar a la sociedad o el medio ambiente.

  7. Preservación histórica, revitalización o embellecimiento urbano.

  8. Actividades destinadas a crear, promover, mercadear, distribuir o producir bienes o servicios desde las prácticas de comercio justo (conocido en el idioma inglés como “fair trade”).

  9. Cualquier otro beneficio a la sociedad o al medio ambiente. 

 

Según la Ley, una Corp B tendría que administrarse a base de los siguientes principios: 


  1. Primacía del fin social; lo cual supone una gestión autónoma y transparente. Que coloque la toma de decisiones económicas en función de las personas y no de maximizar las ganancias. Podríamos decir que la persona está por encima del capital. En una corporación tradicional, esto se dificulta porque legalmente un director de una empresa no puede rechazar la primacía del principio de la maximización del interés del accionista que es maximizar la ganancia, no el fin social. Hacerlo resulta faltar a su deber de fiducia que le obliga tomar decisiones en función de maximizar el interés del accionista. Es por esto que se crean estas Corporaciones de Beneficio Social.


  1. Aplicación de los resultados; implica que el resultado de dicha actividad tiene que contribuir al fin social para la cual se organizó. 


  1. Promoción de la solidaridad; al postularse como un principio, supondría que esa promoción para que sea efectiva tendría que convertir la solidaridad en un factor productivo. Es decir, hacer que en esa empresa, además de la gestión, los medios materiales, el trabajo, la tecnología y el capital, también la solidaridad sea un factor productivo e incluso, que le de lógica al modo de cómo se organizan todos los demás factores. Solo de esta forma podrá promover de manera convincente el desarrollo local, la igualdad de oportunidades, la cohesión social y la integración de grupos vulnerables de la sociedad.


  1. Autonomía del Estado; es una actividad económica que no debe subordinarse al estado de ninguna forma y manera. Posee libertad para cumplir con su propósito social y cumpliendo con las regulaciones correspondientes.   


¿CÓMO SE CREAN ESTE TIPO DE ORGANIZACIÓN DE BENEFICIO SOCIAL?

Cuando se va a incorporar este tipo de entidad la misma deberá:

  • Describir el beneficio público general que pretende crear por medio de sus operaciones. 

  • Además, deberá incluir en el nombre de la corporación las palabras, “Corporación de Beneficio Social” o “Corporación B” o la abreviatura “C.B.S.”.  


CONCLUSIÓN

Es evidente que estamos en medio de grandes cambios globales que exigen nuevas formas de relacionarnos con nosotros mismos, los otros, el ambiente y lo trascendente. Esto nos invita a explorar formas empresariales y de desarrollo económico que tomen en cuenta asuntos sociales y ambientales. Las corporaciones con un fin social son una tendencia global que permite realizar actividades económicas, que a la vez tengan un impacto positivo en la sociedad.  


En Puerto Rico, tenemos un sector social y solidario que es cada vez más amplio, y con mayor presencia en nuestras vidas. Por ejemplo, para el 2015 había 11,750 organizaciones sin fines de lucro (OSFL), las cuales impactaron a más de 700 mil personas y crearon 150,410 empleos.


Si tienes inquietudes y deseos de poner tu granito de arena para mejorar a Puerto Rico, anímate a emprender desde la lógica de las empresas sociales. Estos modelos nos ofrecen doble satisfacción: crear los recursos económicos necesarios para vivir con dignidad, y a la vez aportar a mejorar la vida de la gente y la del planeta.   


Nelson Reyes-Del Valle es Psicólogo Social-Comunitario y Especialista en Desarrollo Económico Comunitario. Posee un post grado en Economía Solidaria y una Certificación como Asesor Medioambiental. Es el creador del modelo de Incubadora de MicroEmpresas Comunitarias® Solidarias (iMECs). Publicó, junto a Lucy Carrasquillo, el libro; Incubadoras de Microempresas: Lo nuevo que emerge (2017).