Skip To The Main Content

Llama hoy al (787) 525-4111

Toda la ayuda que necesitas para comenzar o hacer crecer tu negocio


Blog

Mi desbalance de madre

by Colmena66 Team | May 09, 2019

Por: Nannette Martínez
Fundadora de Clickup

nannette.martinez@2x

Desde que tengo memoria, me encanta crear. Me gozo inmensamente el proceso de imaginar, ejecutar, y desarrollar distintas cosas. Tan pronto aprendí programación sentí que había encontrado la mejor manera de hacerlo. Comencé a hacer websites,y con mi experiencia en publicidad y artes gráficas, logré conseguir los primeros guisos por mi cuenta. Inmediatamente vi una oportunidad de usar mi naturaleza creativa para lograr más, llegar más lejos, y manejar mi propio tiempo.

 

Hasta que creé mi primer niño.

 

Ya tenía todo mi plan para trabajar desde casa y ponerme a inventar otros proyectos. Había ensayado la conversación que tendría con mi jefe de la agencia de publicidad donde trabajaba, y había comprado una computadora nueva con todo lo que necesitaría para hacer trabajo remoto y pasar más tiempo con mi nene en casa. Pero cuando nació ese angelito de ojos azules, me di cuenta de que mi fantasía probablemente no se iba a realizar en ese momento.

 

Cada vez que me sentaba frente a la computadora, duraba unos 30 segundos en el asiento y tenía que levantarme. A darle comida, a dormirlo, a virarlo, a cambiarlo, a bañarlo… No había forma de trabajar así. Entre las interrupciones y el cansancio, no terminaba nada. Cuando tuve a la segunda, me resigné a operar enteramente en "zombie mode”, cumplir objetivos puntuales y llegar a casa lo antes posible. Creo que esto nos pasa a muchas madres en esa etapa. El momento más productivo de nuestras vidas conflige con nuestras etapas reproductivas y nos vemos obligadas a hacer sacrificios en contra de todos nuestros planes. 

 

He escuchado a la gente decir que la crianza de niños se va poniendo más fácil. Yo diría que de muchas formas el asunto se complica más. Es uno quien se va adaptando y desarrollando destrezas según va conociendo a sus hijos. Yo me sentí semi liberada en el momento en que mis hijos comenzaron a comer solos, y aunque todavía me quedaban muchos pañales por cambiar, incorporé mi negocio.

 

La realidad es que ser madre significa estar siempre un poquito desbalanceada. Y ser madre con negocio propio es vivir haciendo malabares. Y si eres una persona creativa, te las ingenias para que todas tus maromas, dentro del desbalance, sean ingeniosas, funcionales, se puedan seguir desarrollando como distintas líneas de negocio, y te queden de camino a recoger a los nenes. Buscas cómo convertir las reuniones de la escuela y los cumpleaños en una oportunidad de “networking”.Te vuelves experta en matar dos pájaros de un tiro. 

 

Lo importante es tener presente que estas cosas no se logran caminando derechito detrás de los demás. La búsqueda del balance es una parte importante del proceso creativo y del camino al éxito. La única forma de lograrlo es levantándote cada vez que te caes, contando con que te caerás de vez en cuando, y disfrutando cada etapa de este desbalance de madre, que dura un mínimo de 18 años. 

 

El balance no es algo que se encuentra. Es algo que se crea, poco a poco. Como todo lo que hacemos las madres; con mucha dedicación, paciencia y amor.