Skip To The Main Content

Llama hoy al (787) 525-4111

Toda la ayuda que necesitas para comenzar o hacer crecer tu negocio


Blog

7 pasos para convertir tu idea de negocio en un proyecto de verdad

by Colmena66 Team | Feb 27, 2019

Por: Pre18 Team

Pre18_G2_Medium_7 pasos para convertir tu idea_Header

El boricua se la pasa inventándoselas a cada rato para hacerse la vida más fácil. Si por cada cosa “random” que nos inventamos para solucionar los problemas de nuestro diario vivir nos dieran un pesito, seríamos millonarios.

Entonces, si entre esas ideas -- que pueden parecer locas -- existe alguna con potencial de convertirse en un buen negocio, ¿qué esperas para hacerlo una realidad? Sí, lo sabemos. Montar un negocio suena súper difícil y es algo que puede tomar tiempo, pero a veces lo único que se pone en medio de nosotros y un guisito bien chévere es la falta de organización.

Piensa en esto, la mayoría de las startups que participaron de la primera generación de pre18 fueron fundadas a tan solo meses de participar en el programa. Así que vamos por paso. Aquí abajo encontrarás 7 pasos sencillos y algunas herramientas que te explican cómo es que de un invento sale un proyecto:

NOTA: Somos conscientes de que la jerga de startups puede ser medio complicada. Si no entiendes alguna palabra, puedes leer nuestro glosario aquí.

1. Pon la idea en papel

Todos los negocios comienzan con una idea para satisfacer una necesidad y los boricuas somos expertos en inventos. Así que una sesión de brainstorming donde escribas y conceptualices tu idea te ayudará a empezar a visualizar ese invento como un negocio real y factible. Durante esta etapa, la más temprana, tienes que considerar tus fortalezas y debilidades, así como los recursos que tienes disponibles o aquellos que vas a necesitar.

Para facilitar el proceso, puedes usar el Business Model Canvas. Cuando se trata de entender tu modelo de negocio, esta herramienta va al grano. Estamos hablando de un esquema estructurado por 9 bloques, donde cada uno representa una parte esencial de lo que será empresa. Este modelo es extensamente utilizado por las startups, debido a la flexibilidad y sencillez que ofrece a la hora de trabajar.

Este video te explica en detalle qué va en cada una de las categorías y cómo adaptarlo a tu negocio. Además, puedes descargar el canvas aquí.

2. Investiga sobre las tendencias del mercado

Si te vas a lanzar a esa aventura de tener tu propio negocio, entonces significa que en algún momento tendrás clientes. Es por esto que tienes que conocer y entender las necesidades del consumidor. O sea, debes estar al día con las tendencias del mercado global, especialmente dentro de la industria en la que quieras trabajar (comercio electrónico, salud, comida, energía ambiental e informática, entre muchas más).

Es importante que estés pendiente a los trends a nivel internacional: qué funciona, qué no funciona y cuáles son los pronósticos de crecimiento. Así conoces a tu competencia, lo que están haciendo y cómo puedes mejorarlo.  

Para empezar tu búsqueda puedes utilizar estos sitios web a tu favor GRATIS:

Statista:

Este sitio web ofrece un sin número de datos y estadísticas de hasta 600 industrias. La información se presenta mediante muchos gráficos e infografías que hacen que los datos sean fáciles de comprender y utilizar.

Google Trends

Esta herramienta te ayuda a ver qué temas e historias son las más populares. Además, puedes usar las funciones de filtro para ver las tendencias divididas por región y categoría.

Google Keywords Tool

Con el Keywords Tool puedes observar el volumen de búsquedas de palabras clave, cómo se relacionan entre sí y cuán competitivas son.

Social Mention

Social Mention es una plataforma de búsqueda en tiempo real que te orienta sobre las tendencias en el mundo de las redes sociales. 

Think With Google's Marketer's Almanac

En esta página puedes ver cómo el comportamiento de consumidor cambia según las temporadas y eventos especiales.

HubSpot Research

Además de informes de investigación gratuitos, HubSpot te provee información sobre el tráfico de los sitios web según su industria. Asimismo te muestra cuán efectiva es la publicidad a nivel internacional.

3. Define tu propuesta de valor

La propuesta de valor es el problema que tu idea -- y eventualmente tu negocio -- resuelve y hacia qué tipo de persona (género, edad, nacionalidad, en qué trabaja, etc) va dirigida esa solución.

Esto lo harás una vez conozcas al mercado y al consumidor. Este paso te ayudará a definir el perfil de tu cliente ideal y a identificar cómo te diferencias de la competencia. Ten en cuenta que lo hace diferente, es lo que hará tu producto exitoso.  

Para esto puedes utilizar MakeMyPersona tool, una herramienta interactiva que -- basada en una serie de preguntas que debes contestar -- te genera un personaje que representa  tu cliente ideal. A esto se le conoce como un buyer persona.

Este ejercicio debe ser parte de tu estrategia de negocio porque, al tener claro quienes son las personas a las que les estarás vendiendo tu producto, puedes apelar directamente a sus necesidades. Es por eso que el buyer persona se basa en personas reales y en una investigación exhaustiva sobre tus clientes.

Ten en cuenta que puedes tener más de un buyer persona y debes crear un perfil para cada uno. Lo importante es que tu compañía sepa llevar un mensaje específico de acuerdo con las necesidades de cada uno.

Además, similar al Business Model Canvas que mencionamos anteriormente, el Value Proposition Canvas te ayuda a visualizar y organizar cómo creerás valor para estos buyer personas. Puedes descargarlo aquí.

4. Establece un modelo de ingresos

Todo suena muy bonito y, relativamente, fácil hasta ahora, ¿no? Bueno, ahora hablemos de dinero. Sin este paso, simplemente no hay negocio. Es super importante que puedas presentar una estrategia de monetización de tu producto.

Una fuente de ingreso es la estrategia que usa una compañía para generar dinero de cada  uno de los segmentos de clientes ideales. O sea, en arroz y habichuelas, debes saber inventártelas para que la gente pague por lo que le estarás ofreciendo pensando en lo cuánto dinero tus clientes están dispuestos a pagar. Asimismo, debes especificar los métodos de pago que aceptarás.

Ten en cuenta que no es necesario que te limites a una sola fuente de ingreso. Estos son los métodos de ingreso tradicionales y combinables (que puedes tener más de uno):

  • Venta de activos: Venta de pertenencia directo al producto físico,

  • Tarifa por uso: Donde la tarifa es proporcional al uso del producto, por ejemplo: Los planes para celulares.

  • Renta del producto: Aquí se busca que se pague por un uso temporal del producto.

  • Licencias: Se cobra por adquirir la licencia del producto, a menudo cuando se adquiere  una licencia el uso del producto es permanente.

  • Tarifa por intermediario: Obtener un beneficio por reunir diferentes partes en una transacción (Por ejemplo los supermercados)

  • Publicidad: Se cobra una tarifa por dar a conocer un producto o servicio al mercado.

Ahora bien, veamos tres opciones de modelos de ingreso popularizadas en los últimos años e ideales para startups:

Subscripción

Una de las tendencias más populares para startups y pequeñas compañías son las tarifas por suscripción. Este modelo implica ofrecer a tus clientes un producto o servicio que los puedan pagar durante un período de tiempo más largo, generalmente de mes a mes o incluso de año en año.

Freemium

Precisamente de las suscripciones es que nace el creciente concepto de negocios freemium, como por ejemplo, Spotify. Básicamente se trata de ofrecer una parte básica del servicio o producto de forma gratuita, mientras que si los clientes quieren un servicio con funciones mucho más avanzadas, deben pagar por ello.

Peer to peer (P2P)

Basado en el P2P tradicional, la economía compartida (sharing economy) es un modelo económico de adquirir, proporcionar o compartir el acceso a bienes y servicios facilitados por una plataforma en línea basada en la comunidad. Los ejemplos más prominentes de este tipo de negocio son Uber y Airbnb.

Cuál es el más adecuado para tu negocio? Todo dependerá de tu producto y tu cliente ideal. Recuerda ponerte creativo.


5. Identifica los recursos que vas a necesitar

Antes de diseñar tu producto, debes tener claro todo lo que vas a necesitar en el proceso de crecer tu negocio. Esto va desde recursos humanos, económicos, materiales y tecnológicos.

*Hacer gráfica de con dibujos que representen cada uno de los recursos*

Ten en mente que no vas a necesitar todos estos recursos al mismo tiempo, pero sí es importante que tengas claro en qué momento los vas a necesitar y cuán importantes son para que tu compañía pueda operar.

Digamos que quieres desarrollar una aplicación móvil, pero no eres un software developer. Significa que necesitarás conseguir a uno porque -- en este caso -- tener una persona que maneje toda la parte software de tu negocio es un recurso esencial para el funcionamiento de tu compañía.

Para buscar recursos y apoyo empresarial en general, puedes explorar Colmena66. Se trata de una red local de referido que conecta a emprendedores y comerciantes con más de 100 organizaciones sin fines de lucro, instituciones académicas, agencias de gobierno, entre otros, que proveen servicios y ayuda al emprendedor.

Además aquí puedes descargar plantillas de planificación de recursos que te ayudarán a visualizar y planificar tu modelo de negocio teniendo en mente TODO lo que vas a necesitar para que de verdad pase.

6. Prepara tu Versión Básica Funcional  (V.B.F)

Una vez hayas tengas todo lo que necesites estarás listo/a para diseñar tu producto. Esto no necesariamente tiene que ser algo complicado o que te tome mucho tiempo.

Si se trata de un proyecto software, e-commerce o una aplicación puedes comenzar trabajar tu beta funcional programado de entre un catálogo de modelos de página web que puedes utilizar aquí.

Ahora bien, si tu proyecto es hardware o un producto físico comienza a trabajar tu prototipo inicial. Aquí encontrarás una guía completa cómo hacerlo. Sin miedo, que no es nada tan difícil. Para darte un la, puedes empezar con una versión 3D del producto físico.

Muchos diseñadores y empresas utilizan prototipos y modelos (o rapid prototyping) con el fin de probar productos y funcionalidades de nuevos diseños. Además, pueden utilizarse para conocer la opinión de los clientes. Los datos recopilados de estas pruebas se utilizan optimizar los modelos y terminar el desarrollo de los productos.

7. Valida tu producto

Antes de poder lanzarte al mundo con tu invento, tienes que validar tu producto como algo que realmente puede funcionar en el mercado y que se diferencia de la competencia. ¿Cómo? Mayormente mediante feedback.

Sin clientes, no hay negocio y para asegurarte de que eventualmente los tendrás debes presentarle tu solución a las personas que la necesiten y ver si estarían dispuestas a pagar por lo que les ofreces. Si lo están, envíalos a una “landing page”.

Es decir, a una página web diseñada específicamente para convertir visitantes en leads o prospectos, ya que en ella encontrarán un formulario donde deben llenar su información de contacto a cambio de contenido  educativo sobre tu producto (ebooks, infografías, emails, videos, newsletters etc). Los datos que recopiles se convierten en lo que se conoce como leads de venta que eventualmente te permitirán convertir a esos usuarios en clientes finales.

Para crear tus “landings” puedes utilizar estos sitios web:

También puedes validar tu producto mediante encuestas creadas a través de Google Forms o Survey Monkey. En este caso, además de tener los datos de posibles clientes, también puedes hacerles preguntas para conocer su opinión sobre tu idea de negocio o producto. Una vez cuentes con los resultados, analízalos y optimiza tu modelo de negocio basado en las primeras impresiones que logres recopilar.

De todos modos, recuerda que siempre puedes recurrir a la vieja que nunca falla: consulta tu producto con expertos y emprendedores. Esto lo puedes hacer hasta de manera virtual vía SCORE, un sitio web que ofrece consejería empresarial gratuita.

BONUS TIP: Aplica a pre18

Una vez hayas completado todos los pasos anteriores, ¡considera aplicar a pre18! Una pre-aceleradora cuyo propósito es convertir al negocio que tienes por el la’o en una empresa global a la que puedas dedicarte a tiempo completo.

Al participar de pre18 podrás recibir fondos para tu compañía, además de una estructura de crecimiento de la mano de apoyo continuo, acceso a contactos y una comunidad de emprendedores para intercambiar conocimientos. Para conocer en detalle cómo es que lo hacemos, visita esta página.

¿A que ahora eso de crear tu propio negocio no suena tan dificil? Bueno, tal vez un poquito. Lo importante es que sepas que #AquíHayNegocio. En Puerto Rico cuentas con una red de apoyo para emprendedores boricuas como tú, que están ready para lanzar sus inventos desde la isla y directito #PalMundo. No esperes más, tu momento es AHORA.